DISCURSO PARA UNA BODA LÉSBICA

Siempre me pareció algo desesperado el afán de la comunidad homosexual por copiar los rituales heterosexuales, sin embargo, lo creo necesario porque en el fondo no es más que una lucha por los derechos de todos, por un mundo igual para todos.

Hace ya más de cuatro años que las conozco y no podría resumir en unos cortos párrafos todas las cosas vividas, todas nuestras ocurrencias, todas nuestras peleas y todo el alcohol que hemos consumido, entre otras cosas, pero de una cosa estoy seguro, queramos aceptarlo o no y aunque nos hagamos los insensibles, nos hace falta enamorarnos de vez en cuando o para siempre.

Considero el amor como un síndrome incurable que todos tenemos que sufrir algún día, y digo sufrir, porque hay que estrellarse con él, domarlo, amaestrarlo y la mayoría de las veces es un potro desbocado e imparable que no podemos detener cuando se marcha, pero al mismo tiempo es una experiencia .

¿Recuerdan su primer beso?, la primera vez que hicieron el amor? ¿La noche de celos en que no pudieron dormir por la ausencia de su contraparte? ¿La tarde en la que caminaron empapadas y muertas de risa bajo la lluvia bogotana? ¿Recuerdan cuando creyeron que todo estaba perdido y que definitivamente alejarse la una de la otra era lo más conveniente? ¿Cuando

sus amigos aquí presentes les dimos algún consejo “racional” que al final tiraron a la basura porque en el amor no se puede ser coherente? ¿Recuerdan cuando al despertar una al lado de la otra se sintieron la persona más afortunada del mundo y odiaron tener que ir a trabajar? Tengo mucha suerte por haber vivido también estas cosas y las repetiría una y otra vez si tuviera la oportunidad que hoy tienen ustedes, de contar con alguien con quien compartir blancos y grises.

Esta unión no es un grito desesperado por contradecir el orden social y su inequidad innegable, es un pacto que tendrá el significado y la validez que sean capaces de imprimirle con su compromiso, con su paciencia y con la fuerza de sus sentimientos. Hoy estamos todos reunidos, de la misma manera como se reúne la gente a ver un partido de fútbol o cualquier cosa sin importancia, porque el verdadero valor de esta unión simbólica, no está en la unión como tal, sino en el significado que ustedes puedan poner en ella.

* Aceptas compartir tu vida, tu tiempo, tus enojos y tu comprensión con…

* Con el universo como testigo, las declaro Mujer y Mujer.

Se firma el presente documento a los 17 días del mes de diciembre del 2016.

Diez Razones Para Avergonzarnos

ruleta

Hay días que me despierto con ganas de destilar felicidad, pero la mayoría de las veces y a quemarropa, la realidad me da un golpe en el rostro y es imposible ignorar que el ser humano es más despiadado que un personaje de ficción:

  1. Convertimos un hermoso deporte como el fútbol (cualquier deporte realmente) en una excusa para matarnos, señalarnos, humillarnos.
  2. Destruimos todo lo que el planeta nos da de gratis o simplemente lo convertimos en un negocio rentable para unos pocos. Incluso, Sé que en España te permiten colocar Paneles Solares pero debes pagar un Impuesto exageradísimo. Es como si te cobraran el derecho de utilizar la energía solar.
  3. Ya no apreciamos el Arte si no la banalidad y la superficialidad decadente, pasamos de la poesía a las letras vulgares y misóginas que poco a poco van calando en nuestra sociedad, convirtiéndonos en personas cuyos únicos intereses no irán más allá de la satisfacción de deseos sexuales a costa de las libertades y derechos ajenos, en la cosificación de la mujer y en la estupidización de las bellas artes.
  4. Asesinamos por un celular, un par de zapatos, porque nos eliminaron de Facebook o porque nos miraron mal, porque no se enamoraron de nosotros. La vida, se ha convertido en un bien devaluado que deambula siempre en una cuerda floja.
  5. Las Redes Sociales no nos unen, las hemos convertido en un mecanismo de destrucción, de manipulación, de odio hacia los demás y hacia nosotros mismos.
  6. Cada invento, cada avance tecnológico, cada descubrimiento, lo pervertimos de tal manera que debemos modificar El Código Penal, creamos nuevos delitos y nuevas atrocidades.
  7. Somos expertos inventamos Dioses machistas, mezquinos y xenófobos (reflejo propio) para justificar nuestras terribles acciones, para juzgar a los demás, para discriminar al que no piensa o actúa igual que nosotros, para señalar y condenar, para someter.
  8. Las Clases sociales son un constructo social que oprime de igual manera, que busca en enriquecimiento de una clase a expensas de otra, la separación que genera edifica muros en las relaciones socio-afectivas. Hay gente que no se codea con otra de su mismo país, barrio o estrato o si no cumple ciertos estándares absurdos y todo por un Ego agrandado por el sistema que enseña que hay ciudadanos de segunda categoría.
  9. Hemos hecho del sexo un oscuro instrumento de perversión y muerte del que no se salvan ni los niños, que están en la mitad de esta caótica enredadera de placeres inhóspitos, donde los más vulnerables son los menos protegidos y los más perversos se ocultan tras un halo de impunidad.
  10. Patrocinamos a los de Cuello Blanco con nuestros votos ciegos y nos escudamos en revoluciones sangrientas disfrazadas de lucha social, cuando la verdadera revolución debe ser intelectual y de tolerancia.

Existirá salvación para esta raza virulenta y caprichosa mal llamada “ humana ” que con la sien fría juega a diario a la ruleta rusa?

REDES SOCIALES: EL SINSABOR DEL SIGLO

 

 Las redes sociales han cambiado nuestra percepción del mundo, pero en gran medida no han sido lo que esperábamos. Si bien debieran ser un medio de información masiva para estar enterados de todo lo que nos interese, realmente son un instrumento de desinformación, incluso con fines macabros. En vez de acercarnos, como especie o como país, o como cualquier cosa que sirva para consolidar la Unión, las redes son fuentes de malos entendidos, detracción, separación, intereses superfluos y medio para sembrar odio y separación.

Estamos jodidos!

Creo – y firmemente – que no hemos perdido nuestra conciencia de especie,  necesaria para la inclusión que he pregonado desde el primer artículo de este blog, pero estamos acostumbrados a ser seres egoístas y por más optimista que pueda ser, la realidad me golpea la cara cada vez más fuerte.

Pongamos varios ejemplos:

  • Facebook: Mark Zuckerberg dijo “En un principio Facebook no fue creada
    para ser una empresa, sino construida para lograr una misión social -para hacer
    un mundo más abierto y unido-.” Y qué hemos logrado? un mundo desinformado que se esmera en hacer valer intereses particulares y macabros de grupos patrocinadores del caos y la segregación, personas expuestas como carne en busca de más carne inocua y vana, un cúmulo de seres virtuales que hacemos alarde de cosas cada vez más superfluas, un instrumento para desprestigiar a través de la calumnia y la mentira, construcciones literarias tan básicas como un ábaco.
  • Wasap: Es más fácil textear que hacer una llamada, ya no acostumbramos a darle importancia al placer de escuchar una voz cálida a l otro lado de la línea, sus acentos, su risa, imaginar sus gestos, ahora hemos convertido la risa en un emoticón amarillo que no nos hace reír, lo escribimos incluso con el rostro hermético y sin gesticular.
  • Grindr: Mi perfil de Grindr dice “ Creo que cualquier medio es válido para conocer a alguien, ser santo o ser diablo depende de las circunstancias ”, y no soy la persona políticamente correcta o alguien con moralidad intachable, pero a qué estamos jugando?, las conversaciones empiezan con un “ Hola ” “Rol ” “Tienes Sitio ” “Lo tienes grande? ”, encuentros casuales que además de ser un riesgo de ETS, extorsión, robo y asesinato ( Realmente es el mismo riesgo de los bares, videos, saunas )nos dejan vacíos como una botella de whiskey después del fin de semana.

Siempre he dicho que no concibo el sexo sin una dosis de romance, que los sentimientos hay que arriesgarlos y aun cuando saliéramos lastimados, prefiero un corazón roto que uno en desuso y mis genitales en vitrina al mejor postor.

Estamos alejándonos constantemente, separándonos sin retorno, las cenas familiares se han convertido en monólogos interminables y aburridos con la pantalla del celular, nos perdemos de una puesta de sol (hoy me da igual que me llamen cursi), de jugar en el jardín con nuestros hijos y mascotas, de alegrarse por el tono en que nos habla la persona amada o el brillo de sus ojos, nos estamos olvidando de sonreír y desaprender puede ser un juego muy peligroso.

LA MUJER QUE LLEVAMOS DENTRO.

24917-file_aCuando empecé a tener curiosidad sobre la conducta homosexual sin herramientas informáticas de hoy en día , me dirigí a una biblioteca del centro amurallado de Cartagena de Indias y en vez sentarme a leer poesía – como acostumbraba –  tomé algunos libros de sexualidad,  no sin antes percatarme que nadie viera los títulos elegidos, procuré ubicarme en la mesa más alejada de miradas acusadoras y empecé a leer algo llamado La Bipolaridad de los Cuerpos.

He intentado sin éxito encontrar dicho artículo, pero recuerdo que decía que todos somos al mismo tiempo masculinos y femeninos, tanto hombres como mujeres, y que de acuerdo a nuestras experiencias decidimos qué lado dejamos en segundo plano, aunque creería que la mejor opción sería un equilibrio entre el hombre y la mujer que llevamos dentro.

También decía que un hombre jamás sabría con certeza qué sensación siente una mujer en el orgasmo y viceversa, dando lugar a una contundente sentencia que me resultó un descubrimiento fenomenal “Un hombre satisfaría  mejor a otro  hombre porque tiene conocimiento exacto de sus sensaciones orgásmicas, igualmente una mujer a otra.”

Me maravillé ante aquella idea, aunque hoy pienso que conocer al otro (o a la otra) depende de la comunicación, sobretodo que hablemos de nuestra sexualidad, sensaciones y preferencias sin tapujos, para que nos sintamos a gusto no debemos guardarnos nada al momento de tener sexo.

Hablaba del artículo en cuestión porque si tuviéramos a nuestro macho y hembra interiores en equilibrio se acabarían las desigualdades, las mujeres podrían disfrutar del sexo sin las limitaciones que impone el machismo y nadie las llamaría “perras”; los hombres heterosexuales podrían ir en parejas al baño sin que susurren a sus espaldas etiquetas incómodas, no habría violencia de género, ni del uno ni del otro, mucho menos homofobia y lo mejor de todo no habría discriminación , no existiría el aclamado Día de la Mujer o el ignorado Día del Hombre, si no el Día Del Ser Humano.

Creo que es posible amarnos sin puñales, nunca he podido comprender por qué la gente está tan interesada en lo que pasa en la cama de los demás, como si fuera de estricto cumplimiento un dogma de heterosexualidad o hubiera un manual incuestionable de cómo debemos hacerlo. Creo que estamos mal acostumbrados al amarillismo, a los cuentos de sábanas ajenas; a que la vagina, el pene y el ano den de qué hablar y dejamos de lado que los sentimientos no tienen género, que todos somos hombre y mujer a la vez, que los genitales y su uso son propiedad de cada quien y que no mejor manera de vivir que aceptándonos.

¿SALIR O QUEDARSE EN EL CLOSET?

mecanismosdefensa

En mi caso particular fue muy difícil de aceptar,  lo negué hasta el último momento y lloraba temblando bajo la ducha o en mi habitación después  de algún encuentro cercano o una masturbación con imágenes masculinas.

En mi cabeza rondaba la idea de un infierno calcinante o de que Dios me había logrado ver desde su ubicuidad transgresora de muros y cráneos, también tenía “claro” que el deber de todo ser humano era formar una familia, casarse, tener hijos e ir a la iglesia los domingos, celebrar la navidad y trabajar por una pensión digna y la aceptación de la sociedad que me dictaba la forma en que debía comportarme.

Lo hizo mucho más difícil el hecho de que no había un modelo homosexual digno de seguir en ninguno de los medios posibles de obtener información ( Ricky Martin aun no salía del Clóset ), en los pocos programas de televisión donde se tocaba el tema, se podía ver al peluquero amanerado, ( Y no quería ser peluquero porque siempre me dijeron que debía querer ser bombero, policía o médico ) a la loca divertida que hacía reír a todo el mundo con sus ocurrencias y colorida forma de vestir o a un pobre chico al borde del suicidio sufriendo de bullying, criticas y golpizas por parte de sus compañeros homofóbicos y No! No quería nada de eso para mí.

¿Qué dirán mis padres? ¿Qué vergüenza sufrirá la familia? ¿Nuestro sacerdote no nos dejará volver a entrar a misa? De ese tamaño eran las cucarachas que me habían metido en la cabeza desde niño, estereotipos y prejuicios que sólo sirvieron para reprimir tanto mis preferencias sexuales al punto de amordazarme hasta explotar un día en mil multicolores trozos convirtiéndome en un bloguero gay y un defensor-crítico de nuestras causas.

Hoy, cuando se han abierto miles de armarios y hay un poco de tolerancia con respecto a estos temas rosa, corremos peligro de regresar a las cavernas, surgen nuevos retos no por ganar terreno en la lucha de los derechos de nuestra comunidad, si no por mantenerlos, porque la peligrosa unión entre la religión y la política buscan cercenar libertades.

Salir del clóset es una opción, también puedes decidir no hacerlo y la sociedad aunque sepa de tu secreto a voces, casi siempre te lo agradecerá, prefieren a un gay enclosado con una familia infeliz y corbata de ejecutivo que a una persona feliz, que no engañe y que no le haga perder el tiempo de una mujer incauta o ciega voluntaria.

Lo que la sociedad no perdona es que tengas el valor de reconocerte diferente y al final sólo tienes esos dos caminos: Encerrarte en una burbuja heterosexual y una vida infeliz para ti y para los tuyos o ser feliz y libre (Anónimo o confeso, promiscuo o monógamo, de bares o de casa). Puedes pintar tu clóset del color que prefieras y el mundo te lo agradecerá porque hacen falta más personas felices y menos hipócritas de armario.

CARTA A OSWALDO ORTIZ ( O carta a la Homofobia )

Cómo se la hago llegar?

CLOSET ABIERTO

Antes que nada quiero decir que no hago alarde de erudición, ni soy una persona famosa o popular en gran medida, más bien pertenezco a algunas minorías.

He seguido sus publicaciones con cierto desazón porque aunque dice que no es homofóbico utiliza demasiados caracteres señalando a la comunidad LGBTI, cercenando libertades ajenas basado en un libro antiguo de otra cultura y sobre todo intentando retrasar los logros en derechos civiles y sociales que éstos grupos han conseguido después de luchas libradas en desigualdad de condiciones.

Entérese; siempre ha habido y siempre habrá homosexuales e incluso en países donde se condena con cárcel o pena de muerte, sigue habiendo homosexuales, en la iglesia donde predica, en cada uno de los centros comerciales que visita, en las reuniones navideñas con amigos, en sus contactos de Facebook y a lo largo de todo el globo, siempre, siempre estaremos presentes.

Hay algo que los…

Ver la entrada original 453 palabras más

CARTA A OSWALDO ORTIZ ( O carta a la Homofobia )

Antes que nada quiero decir que no hago alarde de erudición, ni soy una persona famosa o popular en gran medida, más bien pertenezco a algunas minorías.

He seguido sus publicaciones con cierto desazón porque aunque dice que no es homofóbico utiliza demasiados caracteres señalando a la comunidad LGBTI, cercenando libertades ajenas basado en un libro antiguo de otra cultura y sobre todo intentando retrasar los logros en derechos civiles y sociales que éstos grupos han conseguido después de luchas libradas en desigualdad de condiciones.

Entérese; siempre ha habido y siempre habrá homosexuales e incluso en países donde se condena con cárcel o pena de muerte, sigue habiendo homosexuales, en la iglesia donde predica, en cada uno de los centros comerciales que visita, en las reuniones navideñas con amigos, en sus contactos de Facebook y a lo largo de todo el globo, siempre, siempre estaremos presentes.

Hay algo que los religiosos – Incluyéndolo – no han entendido con respecto al matrimonio igualitario, no se pretende la aprobación de una unión religiosa, que un Cura, un Rabino o un Pastor oficien dicha ceremonia, No!, lo que la comunidad LGBTI pretende es el reconocimiento legítimo de los derechos y deberes de la pareja, obligaciones iguales en los asuntos referentes a la pareja que realiza el contrato ( El matrimonio es un contrato por cierto ), seguridad social y derechos herenciales. No se busca desvirtuar la unión religiosa.

Usted y los suyos fueron víctima de la engorrosa campaña de desinformación promovida por algunos políticos y algunos líderes religiosos, pero lo cierto es que no hay una campaña homosexualizadora encabezada por el gobierno y las Farc, y sepa usted además, que influir en el libre ejercicio de la libertad del voto con información engañosa está tipificado en el código penal.

Respeto sus creencias, si usted está convencido que hay un ser sobrenatural que vigila lo que hace y piensa cada uno de los  casi 8.000.000.000 de habitantes del planeta juzgando quién va al infierno o no, es asunto suyo, pero le recuerdo que su creencia sólo le dicta normas a usted y no a los que no seguimos sus dictámenes excluyentes y prejuiciosos, llámense ateos, judíos, musulmanes, hinduistas, etc.

La Religión es una enorme máquina opresora y fraudulenta, deberíamos encaminar los mensajes de amor del Jesús de la Biblia en el respeto al prójimo y a sus libertades individuales, darle el giro necesario para que episodios como el oscurantismo y sus asesinatos macabros no vuelvan a entorpecer el avance de la razón.

Hay muchos temas que su página puede promover para construir un mundo mejor, puede promover campañas que inculquen el respeto a las diferencias de credo (¿ O no cree que debemos respetar a quienes creen en otros dioses por su ubicación geográfica ? ), puede denunciar los abusos del Vaticano, no sólo en cuanto a pedofilia si no en la gala monstruosa de recursos mal utilizados, también podría hablar de los embarazos en adolescentes y la influencia de la música con mensajes sexuales  explícitos, etc, etc, etc; pero usted que no es homofóbico, encabeza una cruzada monotemática que dice todo lo contrario.

Con mi más sincero respeto, finalizo diciendo: No queremos un mundo untado en escarcha y de color rosa, queremos un mundo incluyente donde las libertades individuales tengan un tono de inclusión y no de odio, donde tengas la libertad de decidir si escuchas reguetón o música clásica, si eres o no vegetariano y donde puedas amar sin importar raza, credo, género o condición social; ya suficiente daño han causado las religiones y el prejuicio, que vienen siendo algo así como madre e hijo.